Menú

Fábulas de animales Archivo

El gallo y el gato

Un gato ataco a un gallo con la intención de matarlo, pero como no tenía ningún motivo para hacerle daño, comenzó a acusarlo de la siguiente manera: sabes que eres un animal que grita mucho, con la voz aguda  que tienes, despiertas a los que duermen tranquilamente por las noches. El gallo defendiéndose dijo: No

El águila y el escarabajo

Un águila estaba persiguiendo una liebre para cazarla y comérsela, la liebre viendo que no podía escapar del águila, pidió ayuda a un escarabajo, el cual no dudo en proteger a la libre, y la alojo en su casa, prometiéndole que le iba a defender y proteger. Cuando el águila llego a la casa del

El león y su hijo

Un león cansado de que lo persiguieran mucho se fue a vivir a otra parte. Paso el tiempo, y el hijo pequeño del león le pregunto a su padre si eran naturales de ese lugar donde estaban. El león le respondido a su hijo que eran de otro lugar, y que llegaron ahí, huyendo de

El lobo y el carnero

Un pastor de ovejas estaba muy triste porque se le murió su perro, le echaba de menos, porque además de ser muy valiente y un matador de lobos, era muy querido. El pastor estaba lamentándose de dicha perdida sentado en una roca, cuando se le acercó un carnero soberbio que le dijo: Amo, si me

El león y la zorra

Un león muy astuto que vivía en una cueva, fingía estar enfermo, con el único fin de engañar a los demás animales para que entren a su cueva, una vez dentro de ella, el león mataba y devoraba a los incautos animales. Una zorra también llego a la cueva, pero muy desconfiada, le dijo a

El aprendiz, la zorra y el lobo

Una zorra buscaba a un maestro para que le enseñe las técnicas de caza a su pequeño hijo, y para ello visito a un lobo para que le enseñase a casar. El lobo no tuvo problemas en aceptar al pequeño zorro como su alumno, así que la madre se volvió tranquila a su cueva. El

El perro envidioso

Un perro muy envidioso dormía en un establo que estaba lleno de heno, cuando el ganado venía a querer comer el heno, el perro no los dejaba. Un buey que estaba muy hambriento se quiso acercarse al establo para coger un poco de heno, pero el perro se lo impidió, que le comenzó a ladrar

El lobo y el perro flaco

Un granjero muy rico tenía una manada de ovejas, y un perro para cuidar de ellas, pero el granjero era un hombre muy tacaño y mezquino, ya que no daba de comer al perro que cuidaba de las ovejas. Un día el perro se encontró con un lobo, y este le dijo: ¡que flaco estas!

El lobo y el presagio

Un lobo se levantó muy de madrugada un día con muy buenos ánimos, y se dijo para sí mismo: Esto de levantarse así es de muy buen presagio. Doy gracias a los cielos por este día, pues hoy, me voy a hartar de comer a mi gusto. Pensando en eso, se fue muy feliz a

La raposa y el lobo pescador

Un lobo que merodeada cerca de un rió, estaba muy hambriento, y le pidió a una raposa que estaba comiendo pescado en la orilla del rió, que le invitase un poco de su comida. La raposa contesto, señor lobo, no me pida eso, porque no sería digno que comieres las sobras de mi mesa; pero