Menú

El calvo y la mosca

Una vez un calvo llevaba la cabeza al descubierto, entonces una mosca le pico en la calva y este queriendo matarla se dio un golpe en la cabeza, entonces la mosca riéndose de el, le siguió volando por su alrededor para molestarlo, y el calvo viendo lo que pretendía le dijo.

Aunque me dañe y me enfade muy fácilmente me perdono a mi mismo; pero a ti, despreciable insecto, me alegrare al matarte, por mas que me dañe a mi mismo.

Moraleja de la fábula de Esopo: el calvo y la mosca

No debemos buscarnos enemigos, ya que las ofensas pocas veces quedan sin castigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *