Menú

El padre y el hijo mal criado

En un pequeño pueblo vivía un padre con su hijo, el hijo era muy consentido y malcriado, una tarde un viejo sabio le contó una historia al hijo malcriado: había una vez un pastor que junto a un becerro y a un buey para calmar al becerro y este hería con sus cuernos al buey y tiraba el yugo al suelo.

El pastor le dijo al becerro, no te he puesto en el yugo para que ares ni remuevas la tierra, sino mas bien para domarte mientras aun eres joven, y si no quieres dejarte amansar ahora serás castigado severamente.

Moraleja de la fábula: el padre y el hijo mal criado

Está fábula de Esopo nos recuerda que debemos educar y corregir a nuestros hijos cuando son pequeños, así como se moldea sin trabajo la cera blanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *