Menú

El viejo y sus hijos

Un labrador muy entrado en edad tenía varios hijos varones que eran muy jóvenes, estos hijos se llevaban muy mal entre ellos, no compartían nada, eran egoístas y no hacían caso de los consejos de su viejo padre. Pero un día el anciano padre reunió a todos sus hijos para darle un último consejo antes de morir.

Para ello el viejo, hizo traer unas varas y juntándolas todas juntas hizo un manojo, y les pregunto a sus hijos, cuál de ellos era capaz de romperlas. Uno tras otro, desfilaban los hijos jóvenes del viejo, para tratar de romper el manojo de varas, pero ninguno de ellos consiguió hacerlo.

Entonces el padre desato el manojo de varas y tomando una a una les enseño que era muy fácil romperlas de ese modo. Con esto les dijo el padre, quiero demostrarles hijos míos, que si están todos unidos, nadie les podrá hacer daño, pero si están divididos y con todos esos sentimientos negativos entre sí, como los estáis ahora, cualquiera podrá lastimarlos.

Moraleja de la fábula: El viejo y sus hijos

Esta fábula de Esopo nos recuerda una frase muy conocida: La unión hace la fuerza. Ya que la unión de personas débiles las vuelve fuertes, y la división hace débiles a los fuertes.

2 Comentarios
  1. holi 18 Agosto, 2015 / Responder
    • holi 18 Agosto, 2015 / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *