Menú

El águila, el caracol y la corneja

Un águila cogió entre sus garras a un caracol para devorárselo, al tratar de comerse al caracol, este se escondía entre su coraza. Una corneja que andaba por ahí cerca, vio que el águila tenía problemas para comerse al caracol y le dijo lo siguiente:

Tienes muy buena presa entre tus garras, pero si no usas la inteligencia, no podrás saborear lo que tienes. El águila entonces prometió a la corneja que le daría parte de la caza si le aconsejaba que tenía que hacer.

La corneja aconsejo al águila que volase muy alto, y que deje caer desde esa altura al caracol sobre una piedra, con esto, el caparazón del caracol se romperá dejándolo descubierto e indefenso, y asi podremos comérnoslos.

El águila, hizo caso a la corneja y voló muy alto y dejo caer al caracol, cuya concha se hizo trizas cuando choco con la piedra, como la corneja estaba muy cerca, se apodero del caracol, no dejando nada para el águila, ya que esta se encontraba muy lejos y no pudo acudir a tiempo.

Moraleja de la fábula el águila, la corneja y el caracol

La moraleja de la fábula son dos; la primera es que la mayoría de las cosas se las hace con prudencia, arte y consejo, y no usando la fuerza.

Y la segunda es: El que no es seguro y precavido por el mal consejo puede terminar engañado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *