Menú

El cazador y el jilguero

Un cazador atrapo un jilguero, este viendose prisionero entre las manos del cazador, le dijo : Si yo hubiera sospechado de tu trampa, no hubieras logrado atraparme. Al escuchar estas palabras el cazador respondio: De modo que atrapo a los desprevenidos, que no se cuidan de los engaños.

Moraleja de la fábula, el cazador y el jilguero

Esta fabula sobre el cazador y el jilguero nos dice que no debemos vivir desprevenidos, y que siempre debemos cuidarnos de los mal intensionados.

Fuente de la imagen: Wikimedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *