Menú

El halcón y el ruiseñor

Una vez un halcón que se posó en el nido de un ruiseñor, y este le rogó que no hiciera daño a sus hijos, este le respondió que si le cantaba bien y si a él le gustaba no les haría daño el ruiseñor convencido por la palabra del halcón le comenzó a cantar.

El halcón le dijo: que no le gustaba como cantaba, entonces cogió a un hijo del pequeño ruiseñor y se lo comió. Entonces en aquel momento llego un cazador, monto un lazo alrededor del halcón, y cuando estaba distraído el halcón lo cogió fácilmente.

Moraleja de: el halcón y el ruiseñor

La moraleja de esta fábula de Esopo, nos recuerda que si tenemos enemigos no debemos descuidarnos.

3 Comentarios
  1. mayte Daniela 30 Septiembre, 2014 / Responder
    • mayte Daniela 30 Septiembre, 2014 / Responder
  2. Safía 21 Octubre, 2015 / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *