Menú

El hombre bueno, el hombre malo, y las monas

Iban caminando juntos desde hacía mucho tiempo dos hombres, uno de ellos era bueno y el otro era un hombre malo, ambos hombres viajaban de un sitio a otro, un tiempo estaban en un país y luego se iban hacia otro.

El hombre bueno y el hombre malo llegaron al país de las monos, donde el rey de dicho país al saber de la llegada de estos extranjeros, los mando llamar hacia su presencia. Después de las presentaciones, el rey mono les pidió que le dijera que es lo que se comentaba sobre su reinado, quería conocer con detalles los comentarios hacia la corona.

El primero en hablar fue el hombre malo, el mentiroso, comenzó diciendo que los comentarios eran buenos, ya que lo consideraban un rey sabio, misericordioso y ademas muy poderoso, esto era lo que las personas comentaban, según el hombre malo.

El rey mono le pregunto al hombre malo, que le parecían los demás miembros que le ayudaban a gobernar, el hombre mentiroso, le contesto que eran unos capitanes muy valientes y ministros muy inteligentes.

El rey mono por todas las cosas bonitas que dijo el hombre malo sobre su reinado y demás miembros de su corte, mando premiar al hombre malo.

El hombre bueno viendo todo lo que dijo el hombre malo, y que por estas cosas le premiaron, se dijo para si mismo, si yo digo la verdad, me premiaran aun mas.

Le pregunto el rey al hombre bueno que opinaba sobre su reinado y sobre los que gobiernan con el, entonces el hombre bueno, contesto diciendo: Tu y todos los que están aquí contigo, son simplemente monos. Oyendo esto el rey mono, muy enfadado, mando que matasen al hombre bueno por dichas declaraciones.

Moraleja de la fábula de Esopo: El hombre bueno, el hombre mentiroso, y los monos

La moraleja de la fábula es la siguiente: Las personas que les gusta que les estén alabando, nunca apreciarán la verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *