Menú

El hombre y el dragón

Un dragón que vivía en un rió, se quedó atrapado en las arenas, porque el agua del rió comenzó a bajar por causa de la sequía. Un hombre que pasaba por ahí con un borrico, vio al dragón, el cual le pidió que lo sacara de ahí, y si lo hacía le daría a cambio mucho oro y plata como recompensa.

El hombre muy codicioso acepto la promesa de recompensa del dragón, y subió al dragón al borrico y lo ato, para llevarlo a la madriguera del dragón. Cuando llegaron allí, el hombre desato al dragón y lo dejo libre, entonces le pidió la recompensa prometida.

El dragón respondió, ¿Cómo osas pedirme recompensa? Si me has traído atado. El hombre le dijo, acaso no me rogaste para que te traiga aquí, ahora dame mi oro y la plata que me prometiste.

No hablemos de eso – respondió el dragón- lo que voy a hacer es devorarte, ya que tengo mucha hambre. Una zorra que pasaba por ahí, escucho la disputa entre ambos, y les pregunto qué sucedía.

El dragón hablo primero y dijo, este hombre me ato muy fuerte sobre su borrico, y me trajo hasta aquí, y ahora me pide que le recompensa por tal acto.

El hombre respondió diciendo – este dragón que estaba atrapado en un rio me pidió que lo atase a mi borrico y que lo trajera hasta su madriguera, y a cambio me iba a recompensar con oro y plata, y hora no me quiere pagar, si más bien, devorarme.

Hiciste mal – dijo la raposa al hombre – pero dime, como estaba el dragón atado al borrico, y después daré mi opinión. Entonces el hombre cogió al dragón y lo ato al borrico nuevamente. La zorra pregunto al dragón – es así como te trajo – este respondió, me ato mucho más fuerte.

La zorra le dijo al hombre que atase más fuerte al dragón, y dijo es así como te trajo, el dragón respondió, este respondió que sí, que así lo había atado. La zorra dijo al hombre, ahora aprieta bien el nudo y los lazos y devuelve al dragón al rió y déjalo allí atado, que estando así no te podrá hacer daño ni devorar. El hombre hizo lo que la zorra le dijo, y dejo al dragón en el rió, pagandole así su mentira.

Moraleja de la fábula el hombre y el dragón

La moraleja nos dice que tenemos que cumplir nuestras promesas, y agradecer cualquier ayuda que recibamos, ya que solo las personas ingratas y desagradecidas obran de otra forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *