Menú

El lobo y el asno

Un lobo se encontró con un asno y le dijo: Tengo el estómago vació y estoy con mucha hambre, así que prepárate porque voy a devorarte. El Asno le respondió al lobo: Haz señor lobo lo que quieras conmigo, si quieres devorarme no opondré resistencia, ya que si me comes, me estarás liberando de aquellos muchos trabajos que tengo, y de las innumerables fatigas que padezco por culpa de esos trabajos.

Y el asno seguía hablando, diciendo: Así que aunque no creas, yo no deseo vivir más así, así que por eso apetezco la muerte. Pero eso sí, solo te pido una cosa, que no me devores en el camino, porque eso sería una vergüenza para mí, así que oye mi consejo, y vamos a la montaña, átame con esa cuerda como si fuera tu esclavo, y yo te la atare al cuello, así iremos junto a la montaña y allí me mataras para comerme.

El lobo muy confiado, dijo: Te are caso asno, y lo haremos como dices. Así que ambos animales caminaron bajo la dirección del asno, el cual en vez de ir hacia la montaña, se dirigió hacia la casa de su amo. El lobo viendo, que no se dirigían a la montaña, se dio cuenta del engaño del asno, y quería volver atrás, pero el asno, tiraba con todas sus fuerzas hacia adelante.

Cuando llegaron a la casa de su amo, este salió y viendo lo que pasaba llamo a sus criados para que mataran al lobo, uno de los criados, queriendo asestar un golpe en la cabeza del lobo con un hacha, fallo, y rompió la cuerda, haciendo que el lobo huyese a la montaña, muy contento de haber escapado de semejante peligro.

Fábulas de Esopo: El lobo y el asno

Moraleja de la fábula el lobo y el asno: Muchas veces los más fuertes son engañados por el más débil

Fuente de la imagen: https://farm4.staticflickr.com/3391/3410187548_2a8f5c3043_z_d.jpg

3 Comentarios
  1. César 2 Octubre, 2014 / Responder
  2. carlos alberto 4 Septiembre, 2015 / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *