Menú

El lobo y el carnero

Un pastor de ovejas estaba muy triste porque se le murió su perro, le echaba de menos, porque además de ser muy valiente y un matador de lobos, era muy querido. El pastor estaba lamentándose de dicha perdida sentado en una roca, cuando se le acercó un carnero soberbio que le dijo: Amo, si me cortas los cuernos y me vistes con la piel del perro que se ha muerto, yo espantare a los lobos fingiendo ser el perro.

El pastor hizo caso al carnero soberbio, le cortó los cuernos y le vistió con la piel del perro, y lo puso a cuidar a las ovejas. Cuando los lobos venían a por las ovejas, el carnero los ahuyentaba, pues los lobos creían que era el perro que se había muerto.

Pero un día, apareció un lobo muy hambriento, cogió a una oveja y se largó, viendo esto el carnero disfrazado de perro, corrió tras el lobo, pero al pasar por unos matorrales, se le cayó la piel del perro que llevaba encima, y quedo al descubierto.

El lobo viendo esto, le digo: ¿Qué eres?

El carnero respondía: soy un carnero

El lobo muy enfadado le dijo: ¿Por qué te vistes con ropas ajenas? ¿Pensabas que nadie te iba a reconocer? Por hacer esto, ahora vas a pagar las consecuencias, mato al carnero y se lo comió.

Moraleja de la fábula: El lobo y el carnero soberbio

Fingir ser otra persona trae consecuencias, ya que tarde o temprano te descubrirán. La apariencia exterior no sirve de nada.

Fuente de la imagen: https://www.flickr.com/photos/mmmavocado/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *