Menú

La cigarra y la hormiga

La hormiga durante todo el verano se dedico a reunir alimento para el largo invierno que se aproximaba, sabía que durante el invierno no habría comida, así que reunía granos de trigo, ramitas de los árboles, y todo lo que pudiera servirle.

En cambio la cigarra se pasó todo el verano cantando arrimada a los pies de un árbol, cuando veía a la hormiga trabajando le decía, que como era posible que estuviese trabajando con semejante calor, porque mejor no lo dejaba y se sentaba a la sombra con ella para cantar juntas.

La hormiga hizo caso omiso de la invitación de la cigarra y siguió trabajando todo el verano reuniendo provisiones para el invierno.

Y por fin llego el invierno, la hormiga dejo de trabajar y decidió que ya era hora de meterse a su hormiguero, ya que tenía alimento suficiente para pasar todo el largo invierno sin necesidad de salir a buscarlo con el frió.

En cambio, la cigarra se encontraba sin comida, sin casa y lo único que tenía era hambre y frió. Así que decidió ir a pedirle a la hormiga.

La hormiga le pregunto a la cigarra: ¿Qué hiciste todo el verano, que no reuniste alimento?
La cigarra le respondió: estuve cantando a los pies de un árbol todo el verano. La hormiga le respondió, canta entonces en este invierno también, y le cerró la puerta, dejando afuera a la hormiga que aprendió la lección.

Moraleja de la fábula la cigarra y la hormiga

La moraleja de la cigarra y la hormiga nos dice que tenemos que debemos dividir nuestro tiempo para todo, dedicar un tiempo a divertirnos, otro a trabajar, y que no nos debemos confiar siempre en que todo nos va ir bien, ya que hay épocas buenas y malas.

2 Comentarios
  1. gokuxd 2 Febrero, 2015 / Responder
    • gokuxd 2 Febrero, 2015 / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *