Menú

Fábulas de lobos Archivo

El lobo y el carnero

Un pastor de ovejas estaba muy triste porque se le murió su perro, le echaba de menos, porque además de ser muy valiente y un matador de lobos, era muy querido. El pastor estaba lamentándose de dicha perdida sentado en una roca, cuando se le acercó un carnero soberbio que le dijo: Amo, si me

El aprendiz, la zorra y el lobo

Una zorra buscaba a un maestro para que le enseñe las técnicas de caza a su pequeño hijo, y para ello visito a un lobo para que le enseñase a casar. El lobo no tuvo problemas en aceptar al pequeño zorro como su alumno, así que la madre se volvió tranquila a su cueva. El

El lobo y el perro flaco

Un granjero muy rico tenía una manada de ovejas, y un perro para cuidar de ellas, pero el granjero era un hombre muy tacaño y mezquino, ya que no daba de comer al perro que cuidaba de las ovejas. Un día el perro se encontró con un lobo, y este le dijo: ¡que flaco estas!

El lobo y el presagio

Un lobo se levantó muy de madrugada un día con muy buenos ánimos, y se dijo para sí mismo: Esto de levantarse así es de muy buen presagio. Doy gracias a los cielos por este día, pues hoy, me voy a hartar de comer a mi gusto. Pensando en eso, se fue muy feliz a

La raposa y el lobo pescador

Un lobo que merodeada cerca de un rió, estaba muy hambriento, y le pidió a una raposa que estaba comiendo pescado en la orilla del rió, que le invitase un poco de su comida. La raposa contesto, señor lobo, no me pida eso, porque no sería digno que comieres las sobras de mi mesa; pero

El lobo y el asno

Un lobo se encontró con un asno y le dijo: Tengo el estómago vació y estoy con mucha hambre, así que prepárate porque voy a devorarte. El Asno le respondió al lobo: Haz señor lobo lo que quieras conmigo, si quieres devorarme no opondré resistencia, ya que si me comes, me estarás liberando de aquellos

El lobo y el chivo

Un pobre chivo era perseguido por un lobo, escapando de este se subió a una roca que muy alta, viendo el lobo que no podía llegar hasta el, se quedó abajo esperando a que el chivo bajase. Ambos animales estuvieron así por mucho tiempo, hasta que el chivo, sintió sed, y vio que el lobo

El lechón, los corderos y el lobo

Un lechón que vivía en una manada de puercos estaba muy indignado de que los demás puercos lo menospreciaran, el pequeño lecho siempre andaba de mal humor, gritando a los demás puercos, les gruñía por todo y les mostraba sus colmillos, pensando que con esta forma de ser, los espantaría a todos. Pero los puercos

El lobo y los pastores

En un bosque unos pastores maltrataban y herían con palos y piedras a un lobo que había caído en una trampa, pero uno de los pastores se compadeció de él y le dijo a sus compañeros que no lo matasen y enseguida le dio un trozo de pan. Cuando llego la noche se fueron todos

Los lobos y las ovejas

En un pequeño valle vivían unas ovejas ya que estas no podían defenderse de sus enemigos habían perros que las vigilaban y las defendían de los lobos. Cuando los lobos se cansaron de no poder tener a las ovejas mandaron a unos mensajeros que les dijeron que querían estar en paz con ellas y que