El gato y los ratones

Un gato se enteró que en una casa había un nido de ratones. El gato con el fin de cazarlos para comérselos, se instaló en la casa llena de ratones, y uno a uno los ratones fueron cayendo en sus garras. Pero al cabo de un tiempo los ratones decidieron en un consejo no bajar al suelo de la casa y quedarse en los lugares altos donde el gato no pudiera alcanzarlos para cazarlos y satisfacer su hambre.

El gato viendo el plan de los ratones, ideo una forma de poder cazar a los ratones. Decidió colgarse de una viga de madera que había en la pared y fingió estar muerto.

Pero un ratón se le acercó y le dijo:

Amigo gato, por más que finjas estar muerto, no bajaremos de donde nos encontramos.

Moraleja de la fábula de Esopo: El gato y los ratones

Tenemos que ser prudente y no dejarnos engañar por falsas palabras y actos. Ya que la persona que trata de engañarnos, buscara alguna forma que confiemos en ella.

Mostrar comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario