El labrador y la culebra

Cerca de la casa de un labrador una culebra tenia su nido , un día el hijo golpeo con tanta fuerza a la culebra y esta lo mordió al momento el hijo del labrador había muerto cuando el padre se entero de lo sucedido cogió un hacha y movido por la pena y la furia le corto la cola a la culebra de un hachazo.

Después de lo que hizo arrepentido quiso hacer las paces con la culebra, cogió harina, agua, sal y miel para hacer una promesa de amistad, como era costumbre en la antigüedad ; pero la culebra le dijo : En vano realizas esto buen hombre ya que entre nosotros dos no puede haber ninguna amistad porque mientras yo me vea sin mi cola y tu sin tu cachorro nuestros ánimos no quedaran en paz.

Moraleja de la fabula el labrador y la culebra

Esta fabula demuestra que mientras se tenga en la memoria odio hacia otra persona, es casi imposible reconciliarse

Mostrar comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario